Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

domingo, noviembre 20

Buenas noticias se escribe sin "p"s.

Buenas noticias se escribe sin “p”.

Cuando los problemas entran en vía de solución y lo aparentemente irresoluble encuentra cauces que permitan entrever la posibilidad más o menos cercana a un acuerdo entre las partes, nadie que se precie de demócrata y que presuma de anteponer el bien general al particular puede rasgarse las vestiduras.

Desde ya, pero con un olor que se hace cada día más elocuente, puedo casi ver y palpar dos buenas noticias que, personalmente me llenan de satisfacción y que como miembro integrante de un pueblo, Sopelana en particular y Euskal Herria en general, voy a festejar de manera singular.

Yendo de lo pequeño a lo grande, en Sopelana respiro un ambiente de acuerdo que inunda a estas alturas todos los frentes que solo hace unos días todavía estaban abiertos y con pocos visos de solución para una mayoría de mortales. Hoy es el día en que tanto a nivel sindical, dentro del Ayuntamiento, como a nivel de Partido, tras las últimas elecciones a la Junta Municipal, así como con la puesta en marcha de los Encuentros para la Evaluación conjunta de los primeros meses de implantación de la OTA y a los que han acordado asistir todos los Partidos Políticos con representación en el Pleno Municipal, así como los colectivos más interesados en participar en este tema (Plataforma, Comerciantes, etc, …) se puede prever sin ser excesivamente optimista que cada uno de los problemas de cada uno de esos ámbitos se encuentran en un proceso de resolución positiva.

Y por otra parte, todavía más importante por tener una influencia indiscutiblemente mayor, de mucho más calado e infinitamente más complicado, me refiero sin duda al de la manoseada, mil veces anunciada y mil veces truncada, la por casi por todo el mundo deseada, la soñada noticia de la denominada tregua, renuncia a la lucha armada o como quiera “la organización” denominarla inicialmente, siempre que la conclusión sea la ausencia de violencia.

Y, casualidad, que en ambos casos, en el local y en el general, la P tiene una importancia vital. Esa "pe" que empieza por "p" y acaba en "e", sin más.
Y me explico. Si en el ámbito local la P de Piedra como símbolo de obstáculo, saltable, pero obstáculo al fin y al cabo, es la inicial de uno de los que más peleará por impedir cualquier acuerdo que no le suponga una ventaja personal, en el ámbito general, la doble P, es decir, el PP, ha sido, está siendo, directa e indirectamente, un sujeto que se empeña en boicotear los tímidos avances iniciales que nos permiten ser optimistas, y serán otra piedrita, espero que también salvable, que habrá que saltar para llegar a esa situación de “buen rollito” y dialogo fluido” a la que todos y todas aspiramos y que a pesar de las “diferentes P” sin duda más pronto que tarde llegaremos.

Y, sinceramente, mi más ferviente deseo de que las diferentes “P” se sumen a los diferentes acuerdos aquí mencionados.

Firmado:->Ricardo Ibarra 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio