Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

martes, marzo 28

¿Macroorgía en la playa?

¿Macroorgía en la playa?

La cita, convocada para el 31 de marzo a las 21:30, utiliza los mismos recursos y las mismas palabras que las empleadas en los macrobotellones «¿vas a dejar que te lo cuenten?». Eso sí, ahora el rival a batir es distinto. Si en las fiestas alcohólicas era el mitificado botellón de Sevilla, en el que se llegaron a juntar 5.000 personas, en esta ocasión se intenta contrarrestar a una bacanal celebrada en una playa griega, en la que se citaron 3.000 personas.

Los foros de Internet en torno a estas convocatorias incluyen hasta la predicción meteorológica y parece ser que hará buen tiempo y la lluvia respetará el evento.

Ante la pregunta ¿Y ahora que? Suele ser bueno escuchar o leer posturas y opiniones diversas. Aquí van dos rescatadas de la red:

--“Pues yo creo que la sociedad la necesita, y creo que la necesita, porque ya que no puede comprarse una vivienda digna, ya que estamos hartos de trabajar en curros sin salida, extorsionados por los empresarios que nos pagan una mierda y nos exigen titulaciones, ya que no tenemos otras opciones para sacar toda esta mala leche que nos ahoga, pues al menos con una buena borrachera se nos calmaran los nervios y así quizás, no acabemos por revolucionarnos y mandaros a la mierda.”

--“Yo tambien soy joven y estoy en contra de los botellones, solo hay borregos que se siguen los unos a los otros y sólo se provocan problemas y peleas.”

Evidentemente la Megaorgia es otra cosa. Además, aparentemente, se presenta como alternativa al botellón, algo que no me creo del todo, y más bien la imagino como complementaría al mismo y con un aparente final más feliz, cosa que también pongo en duda.

Su prohibición, al no ser convocada por nadie, es algo así como imposible, y ante la posible insistencia en su convocatoria, amén de la publicidad que darán la prensa y otros interesados en éste tipo de movidas, no quedará mejor alternativa que la de procurar que ese día, como los del resto del año, la libertad de cada uno no invada la de los demás.

Que ante la libertad de beber, amar y ser amado, existen, también, otras tan respetables como la de dormir, descansar y pasear con seguridad. Todas pueden ser compatibles y todas se pueden desarrollar sin romper, sin ensuciar y sin molestar.

Por lo cual: Todas las actividades compatibles con lo anteriormente dicho, es decir, las respetuosas con los demás, bienvenidas, y las otras, en Sopelana ni tienen cabida ni son bien recibidas.



Firmado:->Ricardo Ibarra 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio