Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

domingo, abril 23

La ONU da la espalda a la RASD

El presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, criticó el viernes en Madrid que el informe presentado por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, sobre la situación en el Sáhara Occidental, no inste al Consejo de Seguridad a "imponer sanciones internacionales" a Marruecos para que acepte aplicar las resoluciones 690 y 1495 y el sábado por la mañana en Bilbao un número importante de ciudadanos y ciudadanas en Bilbao, que apoya a este colectivo, se ha manifestado por las calles en señal de protesta.

Parece ser que la Organización que preside Annan ha acertado en el diagnóstico, pero se ha quedado corto a la hora de definir la receta. Siendo evidente y reconocido internacionalmente que Marruecos es responsable del fracaso del Plan de Arreglo de 1991 y del Plan Baker II, inscrito en la resolución 1495 del año 2003, en tanto en cuanto Rabat prohibió la celebración de un referéndum de autodeterminación, no se entiende la negativa a sancionar al Reino de Marruecos por no aplicar las dos resoluciones que buscan cumplir con el proceso de descolonización del Sáhara.

Por una parte, cada vez está más claro que para la comunidad internacional el problema saharaui esta muy abajo en su “hit-parade” de problemas internacionales por los que preocuparse.

Por otra parte, la tentación de volver a la lucha armada es cada vez mayor y es muy difícil convencer a los que llevan 30 años en “el desierto del desierto” que deben seguir esperando a una solución negociada.

Probablemente, el comienzo de una solución no pasará ni por la independencia ni por el reconocimiento del derecho de autodeterminación, pero es fundamental que cuanto antes puedan volver a su territorio, a su País, como ciudadanos y ciudadanas con derechos. Que se les reconozca el derecho a autoorganizarse en su propia casa.

La proclamación de un Territorio Autónomo, con una tutela externa, puede ser, para comenzar, una salida digna para todos que permita posteriormente el comienzo de unas conversaciones más sosegadas sobre el futuro del Pueblo Saharaui.

Y ya se que lo que digo está en contra de la versión oficial, de unos y de otros, pero, como todo en esta vida, el objetivo que nos marcamos en la misma no siempre está al alcance de la mano sin haber cubierto otras etapas previas, y en general, como se demuestra casi siempre, y en Euskadi también, la politica de plazos, etapas o como quiera llamarse, siempre ha sido más rentable de la del "todo a nada".

Y si ese "nada" implica vivir como viven los saharauis desterrados, sus lideres, con todos mis respetos y admiración, creo que deberían de pensarselo dos veces antes de negarse a otras alternativas hasta ahora planteadas.




Firmado:->Ricardo Ibarra 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio