Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

lunes, abril 24

Reconciliación sí, medallas no.

Comentaba Amatiño en El Diario Vasco que la diferente visión histórica llevó a EAJ-PNV a esperar con "impaciente paciencia" la restauración, en 1978, de las instituciones democráticas por las que había luchado cuarenta años antes, a apostar por participar en el plural juego parlamentario y a tratar de dotar al país de cuantas herramientas de autogobierno fueran posibles en cada momento político.

Por el contrario, la carencia de toda contextualización histórica llevó paralelamente al autodenominado MLNV a levantarse en armas contra el Estado; a renegar del cambio y pretender la no participación ciudadana en las elecciones de la transición democrática; a practicar el asesinato, el chantaje y la extorsión en una sociedad del primer mundo; a no aceptar las reglas del juego parlamentario incluso dentro de la Unión Europea y, en definitiva, a confiar que fueran otros - españolistas, sucursalistas, traidores, cipayos...- los que sacaran las castañas del fuego.

Se abre un nuevo tiempo. Un nuevo tiempo histórico en el que la llamada izquierda abertzale está una vez más llamada a tomar decisiones de gran calado. Volverá a no acertar si no relee con humildad el pasado y si cree que la historia no va con ella. Volverá a errar si considera que la causa vasca no tuvo quien la defendiera hasta la aparición de ETA, si sigue pensando que la sociedad vasca lleva treinta años descarrilada, si desprecia las potencialidades estatutarias, si pretende hacer borrón y cuenta nueva, y si, encima, espera que les recibamos como los auténticos héroes.

Es más que probable que la reconciliación no exija la explicitación pública del perdón. Pero es bastante menos probable que la reconciliación tenga que pasar por alardear de supuestos méritos y heroicidades. Como le dijo Manuel de Irujo a un conocido ex falangista empeñado en mostrarse como adalid de la democracia: "Los conversos a la cola".

Si alguien puede sacar ahora músculo será quien lleva treinta años de juego político continuado. Los que no, mejor si se dedican a tareas previas de entrenamiento y pedagogización de los suyos. Que todo les va a hacer falta.

Firmado:->Ricardo Ibarra 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio