Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

domingo, mayo 21

Da Vinci y Sopelana


Hoy he ido a ver “El Codigo Da Vinci” y, sinceramente, aunque no creo que sea una película que aspire a los Oscars, la recomiendo a toda aquella persona abierta e intereseda en escuchar puntos de vista y opiniones distintas de las que haya podido estar oyendo hasta ahora durante su vida cotidiana.

Y el caso es que, estés de acuerdo o no con la teoría, tampoco creo que sea para ponerse como se han puesto algunos, a no ser que vean en ello en peligro su chiringuito. Permitir la expresión de opiniones o interpretaciones históricas distintas de la tuya no deberían llevar ni a prohibir exibiciones cinematográficas, ni a quemas de libros, ni a tirar piedras o tomates. Verla no es obligatorio. Que la vea el que quiera y el que no, que haga otra cosa, y no pasa nada.

Algunos "salvadores", de votos o de almas, se creen, como ocurrio la semana pasada en Sopelana con el Golf, en la "obligación historica" de impedir y boicotear lo que desconocen, no practican o no les gusta. Como si lo que no les gusta a ellos no le pudiese gustar a nadie. Y no es eso. A ver si se dan cuenta cuanto antes, por el bien de todos, de que el deporte, el cine y la vida en general es más amplia y con mayor amplitud que sus mentes, y que probablemente, parte de su felicidad esté relacionada con esa actitud necesariamente abierta y dialogante.

Firmado:->Ricardo Ibarra 

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio