Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

sábado, julio 8

Hablar para negociar.


El PP ha declarado que no acepta que hablen aquellos que quieren negociar. La idea no tiene precedentes pero, cuando la plantea un partido tan importante como el PP, en principio, hay que tenerla en cuenta.

La Policía, cualquier Policía que se precie, tiene un grupo especial de negociación para casos de toma de rehenes, asaltos, raptos etc. Lo componen agentes que saben dialogar con delincuentes, ofertar, tentar, convencer y liberar a personas retenidas por la fuerza. Han logrado éxitos notables. Y a ninguno de sus componentes se se ha llamado traidor. Más bien se les ha condecorado.

Repasando los distintos modos de rendirse de las fuerzas derrotadas en la mayoría de las guerras que hemos organizado la humanidad, incluidas la I y la II Guerra Mundial, en todas ellas hubo diálogo. El final de los dialogantes fue muy diverso: hay quienes terminaron colaborando con las nuevas fuerzas armadas de su país "liberado" y los hay que terminaron en la cárcel. Pero hasta en un caso tan extremo hubo diálogo.

Tristemente a Rajoy le están llevando a posiciones patéticas. Ahora anuncia que, nada de lo que se acuerde entre unos y otros, será respetado por un posible Gobierno Popular. Es decir que, si el Gobierno de Zapatero logra la paz con ETA y la incorporación de Batasuna a las instituciones democráticas, el posible Presidente Rajoy, que ni Dios ni los votantes lo quieran, rompería los acuerdos (¿y volveríamos a las detenciones y a las muertes por atentados?).

Luego está el tema de algunas declaraciones posteriores a la reunión. Decir que le recuerda a un encuentro entre Franco y Hitler es, o una traición del subconsciente que algún psicoanalista estará analizando ya, o una solemne majadería que haberla dicho no le debería de resultar gratis. Parece ser que cualquiera puede insultar y mentir sin que ni se sonroje ni la justicia pueda actuar sobre el o la sujeto vociferante.

Recientemente, el "Euskobarómetro" ha hecho público unos datos que indican que el 91 % de la población vasca está a favor de que el problema se resuelva hablando. ¿Qué más necesitan algunos para darse cuenta de que, por fin, estamos en el buen camino?

Yo estoy ilusionado y esperanzado. Lamento la postura del PP y creo necesario que mas pronto que tarde las voces discrepantes internas, que las hay, salten a la luz y a los taquígrafos y se planten ante un jefe al que, si sigue así, presiento que le quedan unos pocos telediarios.


Etiquetas:

Firmado:->Ricardo Ibarra 

1 Comentarios:

Anonymous Ernesto opina ...

Totalmente de acuerdo.

08 julio, 2006  

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio