Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

martes, julio 4

Una de PPs, generales y obispos

Luis Solana, desde su Blog, nos comenta como la secuencia del golpismo en España se explica en todos los libros. Primero, un partido político deslegitima un proceso electoral, luego algunos generales mandan mensajes de sus inquietudes y, por último, unos obispos dicen que la cosa moralmente está fastidiada.

Hoy, la teórica ensalada golpista está ya completa. El Partido Popular dice que las elecciones del 14-M son legales pero no legítimas. Un par de generales discursean sobre la unidad de la Patria. Unos medios de comunicación refuerzan el trazo político clásico (hasta ahora).Pero faltaban los obispos.

Pues ya están ahí. La Conferencia Episcopal va a emitir un comunicado sobre la situación de España. Unidad, moralidad, política y no se qué más vamos a tener que leer en los textos episcopales.

Nadie pudo imaginar después del 23-F que la conjunción astral de los destructores de la democracia fuera tan transparente. Todos los esfuerzos de los personajes de la nueva extrema derecha española empiezan a tener eco.

La nueva extrema derecha española ya no utiliza la bandera con el aguilucho, ni levanta el brazo en alto, no, lo que quiere es que se vaya el PSOE, que se vaya Zapatero. ¿Con elecciones? Sin duda, pero si pudiera, sin ellas también valdría. Si pudiera.

La maravilla de la España que vivimos es que este golpismo del viejo y dramático libro de nuestra Historia, ya no es posible repetirlo.

Un partido intenta deslegitimar un proceso electoral, unos generales hablan de lo que no deben y unos obispos deciden salirse de la iglesia y entrar en el debate político. Como siempre ayer, como nada hoy.

A ese partido lo voy a esperar en las próximas urnas. A esos generales los voy a aplicar la legalidad disciplinaria. A esos obispos los voy a respetar en su insensatez; pero puedo criticarlos como políticos añadidos.

Si yo empezase a potenciar diferencias en ese colectivo religioso que dirige la Conferencia Episcopal, se me miraría mal. Pero no por eso me freno en mis ganas de colocar en el terreno político lo que los obispos dicen que no está ahí. No. Respeto a los católicos de este país y no pasaré determinadas líneas.

Pretendo que se entienda que lo que hacen los obispos es tan antiguo como lo es la CEDA o Franco. ¿Que el PP se coloca en ese terreno? Pues esperemos a las urnas. ¿Que algún militar dice frases antiguas? Pues disciplina. ¿Que unos obispos deciden entrar en el ruedo político? Pues caridad con ellos, esperando que en los próximos años siga habiendo católicos practicantes y no sólo romeros al Rocío.

De verdad ¿no os parece tremendo que los obispos españoles en el año 2006 decidan bajar a la arena política pura y dura?

...

¡Qué suerte tenemos de ser un territorio de la Unión Europea!

Una conjunción astral de políticos, generales y obispos ya no da lugar (como durante siglos) a un golpe de Estado.

Etiquetas:

Firmado:->Ricardo Ibarra 

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo opina ...

Muy de acuerdo.

Es innegable que en la conocida como España, existe una tradición liderada por quienes dirigen el PP, que reivindica las figuras y los ¿valores? de Pelayo, los reyes católicos, Cánovas, Primo de Rivera (padre e hijo) y llega hasta Francisco Franco, su ministro y fundador de Alianza Popular.

Nadie podrá decir que se sintió engañado por una apariencia de neo-democracia cristiana (o liberal).

Ni siquiera creo que el propio PP pretenda engañar, (más allá de las típicas promesas electorales). Ni más ni menos, han sido, son y serán los mismos de siempre.

05 julio, 2006  

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio