Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

miércoles, febrero 21

O estas conmigo o contra mí

Dicen los Demócratas norteamericanos:

"According to House Minority Leader John Boehner, I'm a "terrorist sympathizer," and you probably are too.

Just days ago on the floor of the House of Representatives, the Republican leader claimed that "al Qaeda and terrorist sympathizers around the world are trying to divide us here at home. Over the next few days, we have an opportunity to show our enemies that we will not take the bait."

This isn't the first time Republicans have linked Democrats with terrorists at the time of an important vote. In fact, it's become the norm."

Parece ser una práctica bastante normal y es algo a lo que en nuestro estado tambien estamos acostumbrados. Con los Gobiernos del Sr. Aznar o estabas con él, o eras amigo de los terroristas o simplemente terrorista.

En otros campos de la vida pasa algo parecido. "O estas conmigo o contra mí". Que dicho de otra manera es "O eres de los nuestros o ... ¡fuera!". Y esto, digo yo, tampoco debería ser así. ¿O no?

Etiquetas: ,

Firmado:->Ricardo Ibarra 

1 Comentarios:

Anonymous Rubin de Cendoya opina ...

Pues sí Ricardo, puede que no debiera ser así, pero la realidad es terca y “si no eres de los nuestros” pues pasa eso, que no eres de los nuestros. Ya puedes dialogar y dialogar que como no te pases a los nuestros seguirás fuera. Esos son algunos de los límites del diálogo feliz en el que tanto fías.

Decía hace poco Fernando Savater en un artículo titulado “El mito del diálogo” lo siguiente, refiriéndose a la inclusión en la asignatura de Educación para la ciudadanía de lecciones sobre diálogo y negociación:

“Para empezar por lo más obvio, se dialoga con los amigos y se negocia con los enemigos o adversarios. El diálogo supone aceptar una base común de valores, a partir de los cuales se discute para ver que orientación común es preferible en tal o cual proyecto. En la negociación se contraponen fuerzas y se pretende ventajas estratégicas: es un pulso, no un intercambio argumental. En ciertos casos, los más civilizados, puede aliviarse la brusquedad negociadora con la persuasión dialogante, combinando ambos métodos. Pero la presencia de la violencia o la amenaza contra una de las partes anula dramáticamente esa posibilidad.”

Sin entrar en la discusión de si Irán tiene derecho a poseer bombas nucleares o no, o si la comunidad internacional está legitimada para el uso de la fuerza ante incumplimientos del tratado de no proliferación, me maravilla el voluntarismo.

Te recuerdo que para los tuyos el Sr. Aznar fue maravilloso cuando colocaba amigos en la dirección de empresas públicas y otros organismos, tanto que llegó a “hacer más en unas semanas” que otros en 14 años, lástima que, al tener la mayoría absoluta, cortó el grifo, que si no santo iba a ser, santo.

21 febrero, 2007  

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio