Erikenea, -del 31-VIII-05 al 31-III-07-

viernes, marzo 30

¿Patada o carta?

Me parece absolutamente lógico que el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna (PNV), condenara ayer sin ambages la agresión al miembro del Foro Ermua Antonio Aguirre, cometida presuntamente por uno de sus consejeros de distrito durante la concentración de apoyo al lehendakari del lunes pasado. Admitió que «exaltados hay en todas las formaciones, en todas las cofradías», y abogó por «apaciguar los ánimos» en vez de «agitarlos».

Hay quienes ante éste tipo de casos suele aparecer como portadores de escala de valores un tanto surrealistas. Me explico. No siempre valoran igual la acción, sea la que sea, y tienen demasiado en cuenta a la hora de opinar o bien el sujeto o bien el destinatario. Y eso es una forma demasiado parcial de juzgar una acción. Y los hay quienes tienen un tanto trastocada dicha escala pareciéndoles grave lo que para la mayoría no lo es y viceversa. Yo, desde Sopelana, por ejemplo, si tuviese que elegir entre recibir una carta de amor o una patada en los cojones creo que lo tengo clarísimo. De algunos, empiezo a dudarlo.

Etiquetas: , ,

Firmado:->Ricardo Ibarra 

1 Comentarios:

Anonymous Rubin de Cendoya opina ...

Ahí me has gustado, con un par.

La víctima, el que recibe la patada, debe estar encantado.

Quien sufre es Azkuna que tiene que pedir perdón y el pobre presunto coceador y fotografiado, que no sabrá donde esconderse. Por cierto, ¿cobrará el sueldo de esa mañana perdida o es su labor acudir a las manifas en horas de trabajo?

30 marzo, 2007  

Publicar un comentario

Link al Último artí­culo publicado:

Crear un enlace

<< Página de Inicio